Colores y textura de tus hilos


El hilo ha sido empleado desde antiguo para unir distintas piezas de tela para que sean utilizadas posteriormente como tejidos en la vestimenta o en el hogar. Hasta hace poco tiempo, los únicos hilos que se conocían eran los que procedían de plantas como el algodón o el lino o de fibras animales de animales como las ovejas.  Hoy en día se sigue utilizando los hilos de procedencia natural en telas o tejidos de algodón puro, lino o fibras no mezcladas con poliéster. 


En principio, este tipo de hilos naturales para coser o tejer son bastante fuertes y resistentes, aunque no tanto como los hilos de procedencia sintética.





En función a su materia prima, los hilos se pueden clasificar en tres grandes grupos: hilos de procedencia vegetal, procedencia animal o sintéticos.


Hilo de algodón: se trata de un hilo suave y de torsión muy floja, utilizado en costura en general y sobre todo en prendas de algodón 100%. Tiene una textura esponjosa y dependiendo del número de hebras será más o menos suave.  


Hilo de algodón mercerizado: este tipo de hilo es mejor para algodones, linos y lanas ligeras.Te trata de un hilo más resistente que el hilo de algodón sencillo y se comercializa en diversos grosores.



No todos los hilos tienen el mismo grosor, y dependiendo del tipo de prenda a tejer .

 Lana : La fibra de lana crece de la piel de las ovejas y es una fibra relativamente gruesa y rizada con escalas en su superficie. Se compone de la proteína. La apariencia de la fibra varía en función de la raza de las ovejas. Fibras más finas, suaves y cálidas tienen más escamas y más suaves. Fibras más gruesas y menos cálidas tienen menos y más ásperas escamas. Normalmente, las mejores fibras de lana con escamas más finas son menos en apariencia que las fibras de menor calidad que tienen un menor número de escamas.

0 Comentarios