About Me


Historia del Crochet



por Ruthie Marks

Usted y yo lo llamamos ganchillo, al igual que los franceses, los belgas, los italianos y los hispanohablantes. La habilidad se conoce como haken en Holanda, haekling en Dinamarca, hekling en Noruega y virkning en Suecia.

Otras formas de trabajo manual -tejido, bordado y tejeduría- pueden datarse en el tiempo, gracias a hallazgos arqueológicos, fuentes escritas y representaciones pictóricas de diversos tipos. Pero nadie está seguro de cuándo y dónde comenzó el ganchillo. La palabra viene de croc, o croche, la palabra francesa de gancho, y la palabra nórdica antigua de gancho es krokr.

Según la experta americana en ganchillo y viajera mundial Annie Potter, "El arte moderno del verdadero ganchillo, tal como lo conocemos hoy en día, se desarrolló durante el siglo XVI. Se conoció como'encaje de ganchillo' en Francia y'encaje de cadena' en Inglaterra". Y, nos cuenta, en 1916 Walter Edmund Roth visitó a los descendientes de los indios guayaneses y encontró ejemplos de verdadero ganchillo.

Otra escritora/investigadora, Lis Paludan de Dinamarca, que limitó su búsqueda de los orígenes del ganchillo a Europa, presenta tres teorías interesantes. Uno: el crochet se originó en Arabia, se extendió hacia el este hasta el Tíbet y hacia el oeste hasta España, desde donde siguió las rutas comerciales árabes hacia otros países mediterráneos. Dos: La primera evidencia de ganchillo vino de Sudamérica, donde se decía que una tribu primitiva usaba adornos de ganchillo en ritos de la pubertad. Tres: En China, se conocían los primeros ejemplos de muñecas tridimensionales trabajadas a crochet.

Pero, dice Paludan, la conclusión es que "no hay pruebas convincentes de la antigüedad o procedencia del arte del ganchillo". Era imposible encontrar evidencia de ganchillo en Europa antes de 1800. Muchas fuentes afirman que el ganchillo ya se conocía en Italia en el siglo XVI bajo el nombre de'obra de monjas' o'encaje de monjas', donde lo trabajaban las monjas para los textiles de la iglesia", dice. Su investigación reveló ejemplos de encaje y una especie de cinta de encaje, muchos de los cuales se han conservado, pero "todo indica que el ganchillo no era conocido en Italia desde el siglo XVI", bajo ningún nombre.


Tambour da a luz al crochet
Las investigaciones sugieren que el crochet probablemente se desarrolló más directamente del bordado chino, una forma muy antigua de bordado conocida en Turquía, India, Persia y el norte de África, que llegó a Europa en el siglo XVIII y que se denominó "tambouring", del francés "tambour" o tambor. En esta técnica, una tela de fondo se estira tensa sobre un marco. El hilo de trabajo se mantiene debajo del tejido. Se inserta una aguja con un gancho hacia abajo y se pasa un lazo del hilo de trabajo a través de la tela. Con el lazo todavía en el gancho, el gancho se inserta un poco más adelante y otro lazo del hilo de trabajo se estira y se trabaja a través del primer lazo para formar una puntada de cadeneta. Los ganchos del tambor eran tan finos como las agujas de coser, por lo que el trabajo debe haberse realizado con hilo muy fino.

A finales del siglo XVIII, el tambor se convirtió en lo que los franceses llamaban "ganchillo en el aire", cuando se descartó la tela de fondo y la puntada funcionó por sí sola.

El ganchillo comenzó a aparecer en Europa a principios del siglo XIX y recibió un tremendo impulso de la Sra. Riego de la Branchardiere, quien era más conocida por su habilidad para tomar diseños de agujas y encajes de bolillos al viejo estilo y convertirlos en patrones de ganchillo que podían ser fácilmente duplicados. Publicó muchos libros de patrones para que millones de mujeres pudieran empezar a copiar sus diseños. La Sra. Riego también afirmó haber inventado el crochet "parecido al encaje", hoy llamado crochet irlandés.


La hambruna irlandesa genera ganchillo irlandés
El crochet irlandés fue un salvavidas virtual para la gente de Irlanda. Los sacó de la hambruna de la papa, que duró de 1845 a 1850 y los arrojó a la miseria.

Durante estos tiempos, las condiciones de vida y de trabajo de los irlandeses eran duras. Hacían ganchillo entre las tareas de la granja y al aire libre para aprovechar la luz del sol. Cuando oscureció, se trasladaron al interior para trabajar a la luz de una vela, un fuego de turba de combustión lenta o una lámpara de aceite.

Un lugar para guardar su ganchillo presentaba un problema, ya que muchos vivían en la miseria. Si no tenían otro lugar, pasaba debajo de la cama, donde inevitablemente se ensuciaba. Afortunadamente, la pieza de ganchillo pudo ser lavada y su brillo original completamente recapturada. Irónicamente, los compradores en el extranjero no sabían que sus delicados cuellos y puños estaban hechos en viviendas primitivas bajo condiciones de pobreza.

Los trabajadores irlandeses, tanto hombres como mujeres y niños, se organizaron en cooperativas de ganchillo. Se formaron escuelas para enseñar la habilidad y se formaron maestros y se enviaron a toda Irlanda, donde los trabajadores pronto crearon sus propios modelos. Y, aunque más de un millón de personas murieron en menos de 10 años, el pueblo irlandés sobrevivió a la hambruna. Las familias dependían de sus ingresos del ganchillo, lo que les daba la oportunidad de ahorrar lo suficiente para emigrar y comenzar una nueva vida en el extranjero, llevándose su ganchillo.